DÍA MUNDIAL DE LA LECTURA.
23 DE ABRIL

Promover la difusión del libro como un factor de enriquecimiento cultural, fue la meta de la Conferencia General de la UNESCO cuando eligió el día 23 de abril como el Día Mundial del Libro.
En el año 1926, en España se instauró, en esa misma fecha, el día del Libro, ya que coincidía con la muerte de los reconocidos escritores del siglo XV, Miguel de Cervantes (español), William Shakespeare (inglés), y del Inca Gracilazo de la Vega (peruano).

LOS LIBROS

No existen dos libros iguales. Cada libro es distinto del otro y abre nuevas posibilidades de diálogo entre padres e hijos.
Los libros se eligen, se hojean, y se pueden leer muchas veces, hasta que se queden "archivados" en la memoria.
Los libros no se caducan y no se descubren totalmente en una primera lectura. Se puede redescubrir un libro cada vez que lo abra. Se puede volver siempre al libro y notar un color, una palabra o un gesto, diferente.

LOS LIBROS, LOS NIÑOS Y LOS JÓVENES

Mucho se han escrito sobre la importancia de la lectura para los niños y los jóvenes. Y se espera demasiado que los educadores, profesores y bibliotecarios, les inicien en este maravilloso camino del conocer y saber.
Lo que pocos padres saben es que este estímulo tan gratificante debe ser un aprendizaje que ellos deben empezar con sus hijos desde la más temprana edad, antes mismo de ingresarlos a la escuela.